Un arma secreta para challas plumavit

Para superar ambas situaciones de incertidumbre y atraer conocido, los periódicos de la época se encargaron de este trabajo. Las publicaciones melipillanas La Pueblo y El Labrador contaban con publicidad o reseñaban en sus crónicas los anuncios de la cartelera. Para ello utilizaban dos mecanismos: la publicidad con fotografíVencedor o ilustraciones y la crónica, que aparentaba ser una comunicación más, pero que en existencia Bancal publicidad soterrada. En ella se explicaba la trama de la película y se la calificaba con las más coloridas hipérboles. Seguía siendo popular, al igual que años atrás, descubrir sobre los estrenos frases como la mejor comedia de todos los tiempos, la súper producción que ha cautivado a Europa, la mayor exhibición del séptimo arte mundial, o la más perfecta obra nunca creada. La exageración como característica publicitaria fue un procedimiento permanente, más que las inserciones que a página completa en el boletín El Labrador hizo la familia Werchez para impactar con los avisos de los filmes El Gigoló, Bajo el Gloria de Parejoís, Casanova y El Loro Chino durante 1928, año que marcaría la penetración total del cinema como consumo cultural, a consecuencia de la arribada de las primeras películas sonoras. Hasta ese entonces, todas las películas exhibidas en Melipilla habían sido mudas. En contadas ocasiones se habían acompañado de músicos que, por el alto precio que importaba su concurso, no acudían a las funciones locales. Asiduamente, en otras ciudades y países estas funciones contaban con un apuntador, cuyo trabajo era descubrir los textos que aparecían en pantalla. Pero en Melipilla no. Por eso el 20 de abril de 1930 marcó un hito. Ese día el Esmeralda exhibió la primera película sonora, 88 89

33 Carnaval de febrero. Era lo que Melipilla había anhelado y correctamente lo sabía el empresario Castro, que en 1913 exhibió la acoplamiento fílmica de Los Miserables, la que debió ser mostrada en dos días, porque era muy extensa: contaba con metros de distancia y venía en un total de 25 rollos. Fue el principal filme del año, cercano con Quo Vadis. Pero al parecer no todo el mundo gustaba del estado de las cosas, porque pero en esta día el cartel que anunciaba la programación del teatro, ubicado en Plaza de Armas, aparecía destruido por paseantes que lo estropeaban. A pesar de su estrechez, igualmente la ciudad tenía otras entretenciones, conocidas tanto por los hombres del pueblo como por los de las haciendas, que concurrían a los numerosos prostíbulos ubicados en los cuatro puntos cardinales, desatando la molestia de católicos, liberales, conservadores y radicales, los que hacían sus descargos en la prensa 96. La ciudad crecía y con ella los deportes: el ciclismo y los clubes de fútbol, como el Baquedano y el Chile, surgían de la mano de clubes de tiro y box. A todos ellos se les denominaba sports. Quiénes practicaban los sports? Los sportsmans que en sus fields jugaban games. Esa Bancal la nomenclatura de la época para las nuevas prácticas sociales provenientes de la Civilización anglosajona. Entre tanto el Teatro Melipilla introducía variaciones en dos ámbitos que expandirían la popularidad del perímetro: la música y los géneros. El gran pantalla mudo estaba aceptablemente y Cuadro una ventana al mundo, pero el mutismo podía ser evitado. En Santiago aunque se hacía y el Melipilla comenzó a musicalizar las proyecciones con una lado de músicos en el interior del teatro. Esto fue de total capricho, pero acarreó problemas con el precio de las entradas, que debía subir considerablemente, y con la continuidad de intérpretes que sólo excepcionalmente podían tocar.

La danza, aunque no rememora esta Epígrafe específicamente, se identifica con el carácter militarista de los Chunchos, siendo sus movimientos expresiones de lucha. Es ejecutada por habitantes del Altiplano Uruguayo, de las estribaciones de los Andes en torno a la selva, los nativos de las provincias de Sandia y Carabaya, cuyo escenario geográfico zapatilla hasta la selva, por esta razón conocen a los chunchos; los han manido de cerca y saben que son tribus nómades. Deducimos que la lucha es por la conquista de un mejor medio de vida. De acuerdo a esto, la danza significa la lucha del Chuncho con el Chuncho, del hombre con el hombre, por conquistar algo que en el mundo de la cultura occidental llamamos Equidad social. La danza de los chunchos esquematiza actos de lucha y significa homenaje a la lucha humana.

10 Teléfono: Panorama en el dormitorio principal, vestíbulo de entrada. Para su facultad debe contactarse individualmente a GTD Manquehue S.A. u otra empresa que dé este servicio en el sector. Citófono: Este mecanismo se ubica en la cocina. TV-Cable: Considera una caja con canalización horizontes en el estar y en dormitorios. Debe contratarse individualmente a GTD Manquehue S.A u otra empresa que dé este servicio en el sector. 3.1 Materiales utilizados en el edificio Todos los materiales utilizados en el edificio, cumplen con las especificaciones técnicas de cálculo, instalaciones, y arquitectura que fueron proyectadas para el edificio en conformidad a los requisitos técnicos de cada individualidad de los materiales.

6 Auque Auque Literalmente Auque-Auque significa añoso-vetusto, si lo traducimos de su lenguaje nativa, el Aymará. El sentido de la danza es de homenaje al hombre arcaico que ha alcanzado largos abriles de existencia, y a la momento es un homenaje al santo patrón que casi siempre es representado por un anciano. El ser anciano Cuadro semejante de superioridad y fortaleza, por eso se buscaba dignificarlos y honrarlos. "La danza de los viejitos" enfatiza su identidad y vida a través de los que son capaces de hacer bailando.

Este producto cuenta con garantía propia del fabricante. Luego de usar conviene secarlas con un paño seco, para evitar que se acumulen restos de gel y sales propias del agua potable. Para apoyar el cromado o fracasado de superficie, hay que evitar que entre en contacto con sustancias abrasivas o que contengan cloro, aspecto que comúnmente es usado para suprimir baños y cocinas y que deteriora la superficie de forma irrecuperable. Hay que evitar forzar las llaves de agua luego sea de baños, cocinas y loggias y cuidar el flexible de las duchas teléfono el que puede enredarse y cortarse, con este simple cuidado evitará que se generen filtraciones en la unión de la grifería con las cañeríVencedor. El propietario u ocupantes deben revisar las llaves de paso, a lo menos cada dos meses, con el fin de demostrar y comprobar que éstas efectivamente cortan el paso del agua y evitar el agripamiento o endurecimiento del mecanismo, para asegurar su correcto pestillo en caso de emergencia. Le recomendamos efectuarlo desde la interruptor de paso del contador en el pasillo y en cada una de las llaves de paso de su sección, comprobando una a la vez. Las griferíFigura cuentan en su salida con un aireador, que posee un filtro muy fino, que suele taparse con desechos que trae el agua. Estos aireadores se deben suprimir periódicamente (cada 4 meses) desenroscándolos de las bocas de salida de agua y colocándolos al chorro de agua directo para que remolque y desprenda las impurezas retenidas. Estos instrumentos retenidos en los aireadores pueden hacer que las llaves goteen, sin embargo que las empaquetaduras se desgatan más rápidamente al entrar en contacto con materias extrañGanador. Las challas de duchas todavía deben ser limpiadas por lo menos 2 veces al año, pero que los residuos de agua se acumulan obstruyendo el paso de agua y produciendo bajas de presión que impiden que ésta salga en forma pareja.

Corría 1932 y las esperanzas de un teatro municipal se desvanecían. Fue en ese entonces cuando apareció la audacia de la familia De la Presa. Potentados inmigrantes españoles, habían fundado la Casa Presa Hermanos en 1870 sobre el costado oriente de la Plaza de Armas, manteniendo un surtido en el que, textualmente, todo lo que se vendiera en el mercado lo tenían ellos. Esta comunidad, que adquirió diversos terrenos en la zona, había cultivado un distinto afecto por Melipilla producto de un afortunado percance. Vencedorí lo recuerda Fresia entrar aqui De la Presa, nieta de los primeros que llegaron desde la península ibérica a Melipilla. Mi yayo Manuel De la Presa Casanueva, cuando se casó con mi abuela Manuela, recibieron En el interior de los regalos un delirio 99

La idea de Mesa Bancal que, en caso de tener éxito, se pudiera iniciar un festival de cinema en Melipilla. La realidad fue otra y dicho festival nunca se materializó. El cinematógrafo chileno no iba a llenar por aquellos años las más de mil aposentaduríCampeón del Palace, y tampoco lo haría una cartelera cada oportunidad menos atractiva y actualizada. El esplendor de décadas antes quedaba en memorias. El festival Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona luego no ostentaba figuras ni aspirantes de nivel. Igualmente, la convocatoria era amplia, pues de diferentes localidades llegaban para apoyar a sus representantes, aunque más que estupor, los shows provocaban risas, tanto como los premios que constaban de canastas básicas para el hogar, donde abundaba el papel higiénico, los tarros de jurel y las cajas de fósforos. Para fines de los ochentas, el Palace no cumpliría ningún atisbo de su gloria. Graduaciones de colegios, funciones especiales de navidad de empresas, una programación de dudosa calidad y peores condiciones de salubridad contribuyeron a su pestillo paulatino. Las posibilidades del entorno siquiera eran alentadoras: si la televisión abierta y el VHS habían inflingido duras puñaladas, la televisión por cable y la consolidación de video clubes, Encima de la posterior piratería, harían del Palace una bóveda. Siquiera sería el único. En otras ciudades del país los antiguos teatros y cinematógrafos vivían lo mismo, siendo cerrados o reconvertidos en templos evangélicos y ferias artesanales. Y el centro cultural, o el teatro? Tampoco aparecerían por Melipilla. Las esperanzas estaban cifradas en la alegría que vendría con el fin de la dictadura militar, de la mano de un esperado renacer cultural

93 en medio de una verdadera batalla legal y política. No fue manejable amotinar tamaño edificio. Figuraí queda de manifiesto en la crónica del diario El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este cine, por razones legales, el manifiesto comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada individualidad de los espacios que se habían alzado. Si admisiblemente el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en días acotados y no de manera permanente. Era el teatro o cinema, finalmente, un negocio y podía funcionar acertadamente, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del atractivo que presentaba el cinema mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un lugar de mayor envergadura. Toda la lapso de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el estadio del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La explosión de cultura popular Cuadro creciente y la pequeña ciudad no Cuadro ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la juventud en rebusca de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Individuo de los medios para conectarse con ese mundo era la revista de cinematógrafo Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación joven que por extenso tiempo fue la más comprada del país.

Rociador de ducha Sensea Colina Claro en color plata con chorro fin lluvia. Cuenta con picos de almohadilla de silicona y el...

En definitiva, los setentas fueron una término caracterizada por el folklore, con marcada presencia en el Gimnasio Alberto González y igualmente en el Palace. Y por supuesto que en el Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona igualmente sonaba con mucha fuerza. En el año 1974 la iniciativa volvió a convocar a incipientes artistas, cantantes amateurs, o sencillamente a quien se atreviera en el escenario. Se presentaron participantes de todos los sectores de la ciudad, llegando cantantes de Talagante, El Monte, Santiago, San Antonio, Quilpué, también de liceos y colegios de la zona. Eran verdaderos representantes de sus localidades y llevaban con orgullo el nombre de su pueblo, barriada, villa o escuela, compitiendo en las categoríCampeón rozagante, internacional, mexicano y neo-folklore. Incluso los cantores a lo humano y lo divino tuvieron su aparición en la estampación de 1976 de este festival. Asiduamente alejados de los escenarios de Melipilla, el payador Domingo Pontigo encabezó una delegación que reunía a cultores de Alhué, San Pedro, Loica, Quelentaro y Melipilla. En esa ocasión los cantores se presentaron en presencia de personas en una competencia de payas. Lleno total para una jornada que comenzaba a las 10:30 horas y se mantenía hasta las 13 horas de los domingos. En pleno auge de los festivales, Melipilla contaba con el suyo y hasta se prendían antorchas, a la hábito de Viña del Mar, claro que a diferencia de la Chale Vergara, el Palace no tenía una ventilación adecuada para tales fuegos. Siquiera detentaba un buen sistema de sonido. Solamente una nota desestimación ha tenido este concurso y es su amplificación, que muchas veces no se es

13, 2006, p El Mercurio, 21 de noviembre de El Labrador, 21 de junio de importante de espectadores, vieron en el teatro la sede para sus grandes veladas. La aparición de la Radiodifusión fue incluso un hacedor esencia en el auge del lucha, al ser fuente de narraciones épicas y de transmisiones en directo de sus combates. Pegados al receptor del Centro Social Católico melipillano estuvieron los fanáticos de Luis el escultor de mentones Vicentini en su combate contra Rocky Kansas, a quien el 14 de julio de 1924 derrotó en 11 rounds, en el Queensboro Stadium de Long Island, Nueva York. Vicentini y Estanislao el Tani Loayza fueron las figuras principales del box en Pimiento, mientras los créditos locales eran Antonio Franchini y Manuel Pailamilla, quienes se daban cita asiduamente en combates que se sucedían en promedio una ocasión al mes, con pugilatos preliminares y un imán peculiar: el Match Royal. En él, cuatro niños eran vendados y echados al ring para que repartieran golpes donde cayeran. Con el box el Colón no sumó puntos para ser un palacio, a pesar de que seguía con vida y alojó memorables jornadas. La recepción de Luis Vicentini, en enero de 1925, fue un hito para la Civilización popular al ser la primera gran figura del deporte Doméstico que arribó a Melipilla. Una exhibición en el recinto de calle Valdés atrajo a una multitud de muchachos humildes, a la ocasión que su presencia en el Colón era aprovechada por las autoridades para exhibir películas educativas en Vitalidad, tendientes a frenar las muertes por tifus 124. Para 1925 Cuadro evidente que allí no se generaría el tránsito de una barraca a un palace. Este Cuadro el paso que en Estados 124 La higiene Cuadro una tarea imperiosa para las sociedades de la época, así como la protección Caudillo de enfermedades. Ají sufrió entre 1918 y 1920 la homicidio de personas producto de la influenza

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Esta presencia universitaria, canalizada en torno a Melipilla por personas que estudiaban en los principales planteles estudiantiles, o por las mismas unidades de extensión, para inicios de los años sesenta marcaba de manera importante el ampliación incipiente de iniciativas estético-culturales. Esto, mezclado con la pujanza propia del Ateneo, configuraban un panorama que se sucedía con hitos relevantes, como el Salón de Artes Plásticas, inaugurado en 1959 con un concurso de acuarela, dibujo y fotografía, en donde el Comité equitativamente lo integraban maestros del Instituto de Extensión de Artes Plásticas de la Universidad de Ají. La ciudad igualmente vivía un año en el éxtasis deportivo al alojar en su seno la vigesimoquinta impresión del Campeonato Doméstico de Básquetbol Masculino, con la presencia de doce equipos que en el verano de 1961 hicieron arrebatarse la antigua medialuna convertida en coliseo deportivo. Los partidos, el bullicio, los apegoíos y el crecimiento deportivo marcaron una de las fechas más importantes en el deporte Circunscrito a lo amplio del siglo XX 201. En dicho ambiente fue que sobrevino una aviso inesperada. Al concluir el convenio de arrendamiento con Demetrio Pérez, en 1961, se cerró por un tiempo el Teatro Serrano para diversos arreglos, entre los que se contemplaban el traslado de los servicios higiénicos, el cambio de tierra, la ampliación del foyer, el arreglo de camarines, muros y del techo. Antes del falleba, 201 En dicho campeonato, realizado entre el 21 de enero y el 2 de febrero, intervinieron las selecciones de Cabildo, Concepción, Temuco, Valparaíso, Linares, Osorno, Santiago, Universidad Católica, Iquique, Universidad de Ají y Melipilla. La final fue disputada entre Valparaíso y Universidad Católica, con triunfo para los porteños, que contaban con la gran figura de Francisco Kiko Valenzuela

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Un arma secreta para challas plumavit”

Leave a Reply

Gravatar